(CINE) The Adventures of Ford Fairlane


The Adventures of Ford Fairlane es sin duda la película que más he visionado en mi vida (y puedo afirmar que mi hermano diría exactamente lo mismo). Durante una época, era nuestro ritual de cada viernes noche, en cuanto nuestros padres liberaban el reproductor VHS, ahí estábamos nosotros preparados con la cinta para ver por enésima vez las aventuras del detective rockanrolero.  Sin duda alguna, con cada visión deseábamos tener un trabajo la mitad de cool que Ford, porque lo de él no era un trabajo corriente, era el mismísimo paraíso.


Interpretado por el cómico Andrew Dice Clay, el detective deberá de enfrentarse a los entresijos más oscuros de la industria discográfica, junto a la inestimable ayuda de su ayudante Jazz (Lauren Holly). Juntos deberán de resolver el misterio tras el asesinato del célebre cantante de la Peste Negra, Bobbie Black, interpretado por el recién expulsado, en la vida real, de Motley Crue, Vince Neil. Ford se encontrará con mil y una traba dirigidas desde la misma compañía discográfica de Bobbie, Capital Records, propiedad del malvado Wayne Newton y su mujer Priscilla Presley.


1118full-the-adventures-of-ford-fairlane-screenshot
Para ello se las deberá de ver en situaciones totalmente surrealistas, como la bajada por la fachada del edificio Capitol o la entrada en el estudio de radio donde trabaja su colega Johnny Crunch. La aparición en el yate de Robert Englund como asesino a sueldo también es de destacar (inolvidable su hola hola al estilo Ned Flanders) antes de desenfundar un rifle de dos cañones, o del detective "menosmola" recordando su banda Disco Stub, con su éxito Booty Time. Aunque la aparición de Sam el Mesquino dentro del maletero pasará como una de las más célebres del largometraje ("toma una magdalena ridículo").






Por supuesto, el visionado de la película no sería nada sin la importante colección de frases célebres que nos dejó su doblaje hispano, a cargo de Pablo Carbonell. El listado daría para otro post pero sin duda mi favorita de siempre es: "Tanto gilipollas y tan pocas balas".




La banda sonora, como era de esperar, tiene referencias rockeras de la época con aportaciones de Motley Crue, Billy Idol o Richie Sambora versionando a Hendrix, pero ninguno de ellos tiene tanto estilo como el propio Ford cantando el Aint Got You, precedida de su enorme referencia a Stone: "Keith Richards se revolvería en su tumba si no fuese porque el muy mamón aún no se ha muerto."



Herencia propia de su época, la cinta se podría decir que quedó anclada en su tiempo y dudo que un niño hoy en día pude sentir ni una mínima parte de emoción al ver semejante obra, pero para mí siempre será mi Ciudadano Kane.

vlcsnap-2011-10-29-12h37m37s137
Share on Google Plus

About Toni Martos

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.