(CINE) Mr Dynamite: The Rise of James Brown

Mr Dynamite: The Rise of James Brown acaba de llegar a nuestras pantallas gracias a las nuevas plataformas de TV y en breve se podrá degustar en pantalla grande en la próxima edición del festival de cine de música In-Edit. De la mano de la siempre fiable HBO, sinónimo de calidad en todas sus producciones, la cinta nos muestra el viaje de Mr Brown desde sus difíciles comienzos en el sufrido sur norte americano, hasta convertirse en el padrino del soul.


DYNAMITE-master675
A pesar de los miles de escarceo extra musicales del cantante (por ejemplo su encarcelación en 1989 por intentar agredir con su coche a dos policías), el documental se centra exclusivamente en su vida musical (hay mucha música a lo largo de todo el largometraje), omitiendo hechos tan relevantes cómo el citado anteriormente o su fallecimiento en 2006. El largometraje narra su historia con relatos de los músicos que trabajaron codo con codo con él y que ayudaron a forjar su la leyenda (el saxofonista Maceo Parker o su hermano, el batería Melvin, entre otros), embellecido con numerosas entrevistas de época del artista y actuaciones en vivo. Mick Jagger, recientemente en nómina de HBO con su serie a estrenar en 2016 de nombre Vynil, aporta su granito de arena reviviendo la experiencia de haber presenciado a Mr Dynamite en vivo en su cetro divino, el Apollo Theater de New York City. Además recuerda el escalofrío que sufrió el día que tuvo que compartir escenario para la grabación de los premios juveniles T.A.M.I., donde un joven Mick no se veía capaz de actuar tras la demoledora actuación de Brown.

Mick-Jagger-Confesses-to-Stealing-His-Dance-Moves-from-James-Brown-452004-2

Abandonado a los 6 años por sus padres, el artista realiza un viaje de 40 millas a pie desde South Carolina hasta casa de su tía en Georgia, quien criará al joven James a cambio de que este le ayude con su negocio del prostíbulo. Los inicios musicales de James comienzan tras una breve estancia en la cárcel por haber robado algo de ropa,  donde conoce al músico Bobby Bird y juntos deciden montar The Famous Flames. La música e imagen del también artista de Georgia, Little Richard, tiene un gran impacto en el joven Brown, quien imita su forma de vestir y peinar. Casualidades de la vida, mientras Mr Richards está de gira por su estado natal, es llamado a firmar por una gran discográfica y obligado a cancelar el resto de fechas del tour para meterse en estudio de manera inmediata. Aprovechando que la música del pianista es conocida pero no tanto su imagen, llaman a Brown para hacer de impersonator de Richards para el resto de tour, de ahí que James copie su forma de cantar así cómo el famoso grito, el cual se lo hará suyo para el resto de su carrera.



Tras el éxito con el single Please Please Please, la carrera del artista subió para quedarse en la cima y convertirse en la voz de la música negra. Su posterior grabación en vivo Live At the Apollo del 1963 consiguió llegar al número dos del Billboard, algo inaudito hasta la fecha para un disco en directo. En 1966 aparece en The Ed Sullivan Show llegando a las televisiones de todo el país y consiguiendo enamorar a un nuevo público, la audiencia blanca.


James Brown utilizó su éxito para involucrarse de manera muy activa en el movimiento pro derechos humanos. En una época donde la segregación racial todavía estaba muy presente en la sociedad norte americana, el padrino del soul no escatimó recursos para apoyar la causa, ya sea con apariciones en público o conciertos gratuitos. Aunque no todos sus pasos fueron los más ideales para su carrera, ya que su apoyo a Richard Nixon en 1972 le supuso la pérdida de muchos seguidores negros que cuestionaron los motivos reales del respaldo al líder republicano.


En una entrevista dada tras su encarcelamiento en 1989, James dijo que estaba cansado de descansar, dando a entender que él solo está bien trabajando. Su jornada laboral no era únicamente la celebración del recital, el artista dedicaba 24 horas a sus negocios. El padrino del soul podía levantar de la cama a sus músicos tras una dura jornada para ir al estudio a grabar lo primero que se le pasase por la cabeza. A pesar de sus nulos conocimientos de los instrumentos, era él encargado de dirigir al grupo como si de un concierto se tratase, de ahí la libertad sonora en sus obras. Enorme es cuando relatan la manera que tenia James de amonestar a sus músicos ante cualquier fallo durante sus recitales, se giraba clavándole su mirada al músico en cuestión y con un simple movimiento de muñeca el infractor ya tenía su sanción, al más puro estilo árbitro de fútbol.


Su obsesión por el trabajo y el dinero le llevó a no fiarse de nadie salvo él mismo y se encargó directamente de las finanzas, de ahí surgieron las mil y una disputas con los miembros de su grupo, negándose a pagarles por las horas de estudio o un salario más acorde a los ingresos de los shows. Cuando los hermanos Parker amenazaron con salir de la banda, Mr Dynamite directamente ignoró sus peticiones y se fue a buscar a sus sustitutos sin ningún tipo de pudor.

BN-DV280_0725br_GS_20140724111032
James Brown nos dejo en 2006, pero el vivió la vida a su manera, de una manera diferente al resto. Su legado e influencia musical y cómo frontman es incuestionable, su sello se puede encontrar desde artistas de pop, véase en Michael Jackson o Prince, en estrellas del rock como Steven Tyler o David Lee Roth, o en la creación de todo el movimiento rap con formaciones como Public Enemy o Run DMC. Sin duda, Mr Dynamite James Brown es, por derecho propio, una de las grandes estrellas de la constelación de artistas jamás habidas. Say it loud: Soul Power!
Share on Google Plus

About Toni Martos

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.