(RECORD) The Winery Dogs - Hot Streak (2015)



Después de haber dado un buen golpe sobre la mesa con su disco debut, el super grupo The Winery Dogs vuelve a la carga con su segunda obra, crucial para ver si la llama no se apaga tras la explosión inicial. Si bien el plástico no dista en cuanto a variedad sonora de su primogénita obra, esta revalida aprueba con buena nota, aunque sin llegar a la excelencia que sí tuvieron con su disco de presentación.

Para aquellos despistados, recordad que la banda se forma por Billy Sheehan (Mr Big o David Lee Roth) al bajo, Mike Portnoy (ex  Dream Theater) a la batería, y a la guitarra y voz cantante Richie Kotzen (Poison, Mr Big), todos instrumentistas de lujo con luz propia. A pesar del vituosismo que a uno le pueda venir a la cabeza sin intención alguna al escuchar semejante elenco de músicos, la realidad dice que el trío da prioridad a la canción por encima de cualquier embellecimiento individual, por lo que no encontramos complejidades sonoras en todo el trabajo.

Los perros bodegueros acaban de publicar Hot Streak, y, a semejanza de los demostrado en su primera obra, en él encontramos una infinidad de sonidos, desde el hard rock más directo, pasando por el blues o el funk, gracias al registro vocal de Kotzen.

Oblivion abre la lata, un tema potente donde la musicalidad del trío llega a un nivel insuperable, con Portnoy haciendo gala del doblo bombo, una frase de bajo brutal por parte de Sheehan, y un Kotzen luciendo cuerdas vocales, embelleciendo unos estribillos de otra galaxia. Captain Love recuerda al hard rock más clásico, con un ritmo más pausado pero con un groove old school, y un Kotzen que recuerda cantando al mismísimo Paul Rodgers

Hot Streak es un tema muy funk, con un ritmo marcado de bajo muy marcado en toda la canción. How Long también empieza con un ritmo muy funky pero el estribillo deriva hacia un sonido más pop. Sigue Sheehan a la carga marcando el ritmo con su bajo en Empire, donde será Portnoy quien se encarga de darle velocidad a la locomotora.

Fire baja las revoluciones al mínimo, con Kotzen acompañado de acústica, junto a un tímido acompañamiento de percusión. Ghost Town recupera la sexta marcha, donde Portnoy cobra protagonismo dándole ritmo al tema con una base muy marcada, con constantes de cambios de ritmo, con pequeños toques de psicodelia. The Bridge sigue una tónica similar al tema anterior aunque con unos toques más pop, un estribillo de aquellos que se te graban a fuego en la memoria.


War Machine parece un tema más potente pero se queda un poco en terreno de nadie. Le sigue Spiral, parece un experimento con una base muy moderna derivando hacia un pop de nula calidad, un suspenso en toda regla. En Devil You Know vuelve a pisar el acelerador hasta el fondo, me recuerda al explosivo Elevate de su primer trabajo. Think It Over es todo feeling, un blues que tan bien le viene a la negra voz de Kotzen, adornado con un órgano de fondo. Cierra el disco The Lamb, un tema que se queda a medias entre la velocidad de la sección rítmica y la tranquila voz de Richie.

Buen trabajo del trío de músicos, dando continuidad a este proyecto y que los seguidores del hard rock agradecemos enormemente. Para completar nuestra satisfacción, esta misma semana se ha anunciado que los tendremos de vuelta por los escenarios españoles el próximo Febrero, esperemos que nos dejen las mismas buenas sensaciones que en su anterior visita hace ya dos años. De momento su obra les da una credibilidad más que merecida.



Share on Google Plus

About Toni Martos

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.