(RECORD) Alice Cooper - Love it To Death (1971)

Portada censurad de Love It To Death
Este próximo mes de Marzo se cumple el 45 aniversario de la publicación de Love It To Death, tercer trabajo de los desconocidos hasta la fecha Alice Cooper (el grupo), con el cual el grupo marcaría un antes y un después dentro del mundo de la música popular. Ayudado por Killer, publicado con tan solo ocho meses de diferencia, el grupo daría vida a una nueva vertiente dentro del género apodado shock rock, forjando los estandards para una nueva forma de entender el rock cómo espectáculo. Un concepto donde la música y la teatralidad conviven en perfecta armonía creando al espectador una experiencia única. Fue tan grande la onda expansiva del terremoto Cooper que su larga influencia se puede encontrar hasta en tres generaciones posteriores, con Kiss a la cabeza en los setenta, Mötley Crüe en los ochenta y Marilyn Manson en los noventa.

No había sido sencillo el camino recorrido por el grupo hasta llegar a las mieles del éxito en 1971. El grupo, formado en Phoenix en 1964 por Dennis Dunaway y Vincent Fournier - más tarde popularmente conocido cómo Alice Cooper - junto a Michael Bruce, Glen Buxton y Neil Smith, habían probado fortuna previamente en la ciudad de Los Angeles. La ciudad del glamour, en plena efervescencia hippie, no recibió precisamente con los brazos abiertos a cinco tipos que parecían bandidos transexuales. Sus directos tampoco ayudaron a crear una audiencia, su música experimental sin ningún tipo de dirección definida ahuyentaban a la poca audiencia presente. Según palabras del propio Alice, el grupo actuó cerrando el evento Lenny Bruce Birthday, en un cartel compartido junto a Love y The Doors. Ante seis mil personas, Alice Cooper saltaron al escenario con un volumen infernal, a 11 estilo Spinal Tap, y en tan solo dos canciones habían vaciado el recinto a excepción de 4 personas: 2 chicas del grupo GTO, Shep Gordon y Frank Zappa. Fue este último quien vio algo en ellos y acogió al grupo bajo su propio sello y bajo su batuta registraron dos psicotrópicos discos: Pretties For You y Easy Action. El resultado no convence a nadie, la costa oeste no se toma en serio al grupo quienes deciden empaquetar y mudarse a Detroit, ciudad natal de Vincent.

Mover la base a la ciudad de Michigan fue un acierto en todos los aspectos para el grupo. Detroit abrazaba el sonido más orientado a la guitarra del grupo, en otras palabras más ruidoso, solo hay que ver que fue la cuna de bandas cómo The Stooges, Grand Funk o MC5. “El circuito del medio oeste era nuestro enclave, los tipos era hard rockers, vestían de cuero y llevaban pelo largo, cómo nosotros, no se perdían ningún concierto indistintamente del nombre del artista, fue fácil encajar en ese escena” contaba Alice en una reciente entrevista con el medio online Redbeard.



Una vez instalados en Detroit, Shep Gordon, manager del grupo, mueve hilos para que cuelen a la banda dentro del cartel del festival Toronto Rock Revival celebrado en 1969, donde se produjo el famoso incidente con la muerte de la gallina. Sigue hablando Alice: “Soy de Detroit, no había pisado una granja en mi vida, la gallina aterrizó sobre el escenario desde el público, yo pensaba que todo animal con alas y plumas volaba, así que la devolví al público quienes directamente la descuartizaron.” A modo de curiosidad, el grupo fue la banda de acompañamiento del rocker Gene Vincent. Por supuesto el incidente de la gallina dio mala prensa al grupo, pero cómo bien dicen, la publicidad siempre es buena.

Con todo el revuelo de Toronto todavía fresco, el grupo iba a encontrarse con la persona clave para el despegue de su carrera, hablamos del productor Bob Ezrin. Hasta la fecha Bob no había ejercido plenamente de productor, simplemente era un ayudante del productor Jack Richardson, a quien Shep había bombardeado con infinidad de llamadas para que se pusiera manos a la obra con el nuevo disco del grupo. Ante la negativa del afamado productor, delegó en Bob la tarea de ir a comprobar que tal se las gastaba el grupo en directo ante la actuación que tenían planificada en el Max Kansas City de New York. Relata Ezrin la experiencia del primer encuentro con la banda: "Entré en el local que estaba lleno de las personas más extrañas que había visto en mi vida. Me senté cerca del escenario y recuerdo estar boquiabierto todo el concierto, no sé que fue lo que me encantó del grupo pero vi mucho potencial. Además la audiencia estaba entregada a ellos, la gente vestía igual y se maquillaba igual que el grupo, estaba claro que era el principio de algo, de un nuevo movimiento cultural, así se lo hice sabe a mis superiores quienes ante mi entusiasmo me asignaron producir el nuevo disco de Alice Cooper."





Bob Ezrin había visto potencial en la banda, había visto la reacción desmesurada de la audiencia sin tener ni siquiera un hit. Con el productor, la banda volvió a empezar de cero, formatean toda la experiencia previa y los guía musicalmente, inventando un nuevo sonido, más personal, creando un nuevo sonido de bajo, de guitarra y de voz, y ayudándolos en la manera de escribir. Tanto Zappa cómo Ezrin habían visto el potencial en el grupo, pero mientras el loco músico no quería cambiar nada, Bob fue mucho más profundo.


Para la grabación del disco, Ezrin encerró al grupo durante seis meses con jornadas diarias de trabajo de 10 a 12 horas de media. Acostumbrados hasta la fecha de la forma de trabajo alocada de Zappa, quien enlataba la toma a la primera, Bob trabajaba nota a nota, dándole un color diferente a cada una. Al principio el grupo era reacio al método de Ezrin pero rápidamente se adaptaron a un estilo más detallista y delicado. Por ejemplo I'm Eighteen empezó cómo una larga jam de 8 minutos hasta que Ezrin la arregló en un tema de hard rock de 3 minutos.


El producto final quedó comprimido en nueve canciones, aglutinando una sonoridad energética con una deliciosa melodía bajo una capa de una energía oscura. Love it To Death está cargado de una variedad de estilos siempre con unos desnudos riffs en primera línea de batalla. La inicial Caught In A Dream resumen a la perfección esa combinación de melodía y fuerza hilvanado a medida cual traje de emperador. Mismo patrón para Im Eighteen, himno generacional y single que puso a Alice Cooper en el mapa, consiguiendo entrar por primera vez en el Top 20 de los US Charts. La canción se convirtió desde el mismo momento que salió en todo un himno generacional, al igual que Satisfaction para los Stones o My Generation para los Who. La letra trata sobre lo sentimientos de confusión y el miedo de la adolescencia de una manera muy elocuente. Long Way To Go cierra la trepidante trilogía inicial, otra canción con velocidad con un gran riff. De la letra de esta canción sale el nombre del disco. Se baja la intensidad de las luces con Black Juju, canción escrita exclusivamente por Dunaway, única pieza grabada en directo en el estudio. Es la canción que más reminiscencias tiene de la primera etapa del grupo, con todo tipo de experimentación y tintes psicodélicos. Es un corte extenso, en la vena de The Doors y Pink Floyd, con órgano presente en todo el tema. La atmósfera creada es cómo la de un ritual zombie haitiano, intenso y claustrofóbico. Cuando parece que el tema se relaja de repente WAKE UP! WAKE UP! WAKE UP! elevando el ritmo hasta alcanzar un estado de euforia. Obra maestra.






Se abre la segunda cara del disco con una vuelta al rock garaje sesenta con Is It My Body, con un groove de película de cine negro, esta se ha convertido en una habitual en los conciertos de Alice hasta el día de hoy. Hallowed Be My Name sigue el ritmo con una temática bíblica, al igual que Second Coming, con un sonido muy beatleaniano, y el propio Ezrin añadiendo teclados al final del tema, enlazando de manera exquisita con el inicio de la balada Ballad of Dwight Fry, pieza fundamental en la carrera de Alice. El tema es una pieza dramática sobre un interno de un hospital mental. La voz de Alice narra en primera persona las vivencias del enfermo, al principio casi susurrando pero subiendo de intensidad demostrando la inestabilidad del protagonista. Para crear tal atmósfera en estudio el propio Alice grabó la canción con la camisa de fuerza puesta. Cómo epilogo Sun Arise, una cover del australiano Rolf Harris, una extraña elección, un tema pop con un bonito juego de voces pero que rompe con la temática oscura del resto del disco.





Love it To Death es un álbum esencial para entender el rock americano popular de la década de los setenta. Muchas lo pueden catalogar cómo heavy metal por la similitud con Black Sabbath, aunque para mi entender está más cercano a otros contemporáneos cómo The Stooges. Musicalmente es un hard rock primitivo con toques de pop, rock y el viejo acid rock de los sesenta. 


El disco se publicó el 8 de Marzo de 1971, con una foto en blanco y negro en portada, posteriormente censurada por Warner por el efecto óptico de que el dedo pulgar de Alice podía parecer su pene. La portada fue modificada en diciembre de ese mismo  año con la misma foto retocada. El disco alcanzó el número 35 de los charts americanos, consiguiendo el disco de oro en 1972. El sencillo Im Eighteen estuvo ocho semanas seguidas en el Top 40 sonando a lo largo y ancho de todo el país, pero ¿Qué había cambiado para que un grupo cómo Alice Cooper disfrutara del éxito? Según el propio Alice, “visualmente fuimos un shock para la nación, pero realmente todo el mundo estaba cansado de la movida hippie, de la generación del amor de San Francisco, en cambio Alice Cooper era divertido, por primera vez en mucho tiempo la música no estaba politizada, creo que esa fue la razón principal para nuestro triunfo.”

Una vez Alice Cooper tuvo acceso a las ondas radiofónicas, directamente les dieron licencia para matar, de un día para otro tenían la atención de la gente y los presupuestos se elevaban. Gracias al dinero mejoraron la calidad teatral, con mejores luces y mejores attrezzos, disponían de todo lo que querían. Para el tour de presentación de Love it To Death el grupo incorporó el truco escénico de la silla eléctrica, donde se simulaba la ejecución de Alice. El tour funcionó tan bien que los ingresos dieron para que el grupo comprara una mansión de 42 habitaciones en Connecticut que les sirvió de centro de operaciones para los años venideros. En Noviembre de ese mismo año publicaron Killer, que mejoró los números de su antecesor llegando al número 21 de las listas norte americanas, y ayudando a forjar la leyenda del Alice Cooper Group.






Share on Google Plus

About Toni Martos

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.