(RECORD) Bon Jovi - Slippery When Wet (1986)

Sólo era cuestión de tiempo para que llegara el día de reivindicar uno de los trabajos más insignia del rock americano de la década de los ochenta, me refiero al tercer disco de Bon Jovi, de título Slippery When Wet. A pesar de las vertiginosas ventas del grupo con lanzamientos posteriores, ninguno de ellos puede ni siquiera mirar de reojo al deslizante disco, publicado en agosto de 1986 (próximamente trigésimo aniversario) del cual se han despachado hasta la fecha la friolera de 28 millones de copias. Es por ello de la importancia de tal magma obra, tanto en la carrera de los de New Jersey cómo de la música popular de la época, el cual marcó marcó las directrices para el porvenir de la industria discográfica.

Cómo bien se sabe, Slippery When Wet es el tercer disco de la banda, tras su disco homónimo lanzado en 1984, y 7800 Farenheit en 1985. Con ambos trabajos el grupo había conseguido cierto éxito pero no habían llega al nivel de popularidad deseado, a pesar de haber conseguido relativo éxito con el single Runaway y un segundo trabajo llegó a alcanzar un meritorio disco de oro. Pero el líder del grupo siente que la línea trazada por hasta la fecha no era la deseada, el sonido heavy de sus dos primeros trabajos propios de la época, distaba de lejos del concepto que tenía en mente para su grupo. Según declaraba Jon Bon Jovi recientemente en el site online Redbeard: "Mis máximas influencias era The J Geil Band y Southside Johnny, ese era el tipo de música que quería para mi grupo, no quería tener nada en común con los grupos de L.A".

El tándem JBJ-RS todavía no había conseguido hilvanar grandes canciones cómo lo conseguiría a posteriori, de hecho se nota que el grupo no disfruta con los temas de los dos primeros discos, cómo muestra la nula repercusión en las giras venideras del grupo desde que Slippery arrasó las listas de éxitos de todo el planeta. "Durante dos años nuestras únicas vivencias eran estar en el bus de gira, abrimos para cualquiera que nos diera la oportunidad, giramos con Kiss, Ratt, Scorpions, Judas Priest, con cualquiera, aprendimos mucho, y creo que toda esa experiencia nos sirvió para escribir Slippery, de hecho no tenemos ni una gran canción hasta este." recuerda Jon.

Para trazar el camino deseado hacia un sonido abiertamente comercial fue clave la entrada de dos agentes externos: el escritor Desmond Child y el productor Bruce Fairbain. El primero fue por recomendación del líder de Kiss, Paul Stanley, a quien había ayudado previamente con su hit single I Was Made For Lovin You, y el segundo fue una elección personal de Jon a quien había encandilado con el sonido de disco Without Love de Black & Blue. El éxito posterior del disco sirvió a ambos para relanzar sus carreras y ser los nombres de moda por las grandes formaciones del momento, tales cómo Aerosmith, Motley Crue, Alice Cooper, y un largo etcétera.



La química con Desmond funcionó a la perfección desde el primer momento, cómo buena muestra, en la primera mañana que se sentaron los tres nació el primer hit single del banda, You Give Love A Bad Name. El tema en cuestión era una idea que tenía Desmond para entregar a Bonnie Raitt, pero finalmente fue rehecha y escrita junto a Jon y Richie. La canción es un perfecto ejemplo de estructura sencilla con un pegadizo y repetitivo estribillo entre estrofa y estrofa. El estribillo en cuestión puede crear confusión con el tema Shot Through The Heart del disco debut. "Soy culpable, era totalmente consciente de estar utilizando la misma frase, pero no fue ningún problema, nadie había escuchado el primer disco." relataba Jon Bon Jovi. La lírica habla del desamor juvenil, en clara referencia a la reciente ruptura del joven cantante de la actriz Diane Lane.

El siguiente sencillo de diamante escrito por el trío seria el himno del grupo, Livin On A Prayer, y eso que realmente estuvo a punto de no entrar en el disco. Jon no estaba muy contento con el master de la canción, bajo su punto de vista el sonido de la canción no tenía cohesión con el resto del disco. "Recuerdo estar en el coche con Jon y preguntarle que le parecía Prayer y soltarme: bah, no entra, la destinaremos a alguna banda sonora" cuenta Richie Sambora, "por suerte entre todos le hicimos entrar en razón para regrabar el tema, básicamente cambiamos la línea de bajo y metimos el talkbox, y el resto es historia". Livin on A Prayer estuvo la friolera de 15 semanas consecutivas en el número uno de las listas norte americanas. Sigue Sambora: "La escribimos en el apartamento de Desmond en New York City. Recuerdo que era de las primeras citas que nos veíamos con él y yo llegaba tarde por culpa de un maldito tráfico y además llovía a cantaros. Total que llegué al apartamento hecho un caos, ellos ya habían empezado a componer el tema en un viejo piano, pero no tenían letra. Yo aquel día, todavía me pregunto porqué, tenía en mi cabeza que teníamos que utilizar la palabra "prayer" cómo sea, y Jon apareció con Tommy y Gina". Liricamente el tema es una declaración de optimismo de la clase obrera ante las adversidades cotidianas, con tintes mayores en una difícil época gobernada por Ronald Reagan. Los caracteres utilizados eran de ficción pero con una base de realidad, "Tommy y Gina está basado en dos amigos de instituto que de muy jóvenes tuvieron que sacar adelante su amor a pesar de quedarse en cinta ella, pero a pesar de todo supieron sacar la familia adelante y de hecho a día de hoy siguen felizmente casados." 

Hasta ahora la mano de Child ha servido para convertir en oro todo lo que ha tocado, pero hay otro himno en Slippery que define todavía mejor el sonido del grupo, escrito solamente por Jon Bon Jovi y Richie SamboraWanted Dead Or Alive. "Recuerdo estar en algún lugar perdido del país dentro del autobús de gira, estar mirando por la ventana y pensar que realmente era cómo ser un bandido del viejo oeste, viajando de ciudad a ciudad, todo siendo caras desconocidas. Entonces fue cuando pensé que necesitaba una canción de carretera, una road song al estilo de Turn The Page de Bob Seger, de ahí nace Wanted." El tercer éxito fue escrito todavía en casa de la madre de Sambora, cómo bien relataba su líder en el célebre unplugged de la MTV: "Me presenté sobre la 1 de la tarde en casa de la madre de Richie, el cual se acababa de despertar tras una noche de locura, y en esa misma tarde antes de la cena ya teníamos Wanted completa, a la primera nos salió todo, música y letra." Es en este tema donde Sambora por primera vez brilla con luz propia, componiendo una de las introducciones más célebres del grupo con acústica de doble mástil, ayudado por Jon para finalizar el solo eléctrica en mano. 


El proceso creativo fue tan rico que el grupo se presentó con 25 canciones bajo el brazo en los Little Mountain Sound Studios de Vancouver, con Fairbain a los controles secundado por un joven Bob Rock. Ambos consiguieron un sonido rock pulido, que no daba opción alguna al fracaso, una colección de temas perfecto para las emisoras de radio de todo el mundo. Para la selección de temas establecieron una nueva manera de decidir cuales entrarían en la composición final; conocido cómo pizza jury, el grupo decidió mostrar las canciones registradas a una selecta audiencia en una pizzeria local de New Jersey y las canciones seleccionadas se incluirían en base a la reacción de los jóvenes con cada tema. Fuera de esta selección quedó auténticas joyas ocultas del grupo, cómo Borderline o la balada Edge of A Brokenheart, todo un hit en potencia. Años más tarde fue editada de manera oficial en el box set del grupo, 1.000.000 Bon Jovi Fans Cant Be Wrong.

Entrando ya en materia, el disco es una enorme colección de canciones llena de canciones divertidas con coros de usar y tirar. Un largo solo de Hammond a cargo de David Bryan, bautizado cómo Pink Flamingo, nos daba la bienvenida al plástico deslizante seguido de todo una oda al rock magnificado en Let It Rock. El tema es un hard rock con una contundente sección rítmica acompañada perfectamente por David con los teclados y un riff muy marcado, haciendo en conjunto un sonido de grupo grande. El corte ya muestra la perfecta combinación entre potencia y estribillo pegadizo rematado por un perfecto solo de Sambora, con tapping incluido. A continuación gritan la célebre frase de Shout Through the Heart y de golpe entra esa melodía tan característica de You Give Love A Bad Name, tema imprescindible del rock de los ochenta. Entrada progresiva de teclado y de golpe entra talk box a ritmo de Torres aporreando los parches, llega el mega platino Livin On A Prayer. Con una estimulante introducción a cargo de gemidos femeninos y una voz en off anuncia la llegada de Bon Jovi, aterriza Social Disease, uno de los temas con menos solera del disco pero de excelente pegada. La canción es un hard rock más sencillo y en plan festivo, con sección de metal, personalmente encuentro bastante parecido con el posterior hit de Aerosmith, Dude Looks Like A Lady. Cierra la primera parte de disco otro clásico atemporal de los chicos de New Jersey, Wanted Dead Or Alive.


Raise Your Hands abre la segunda cara del disco, y aunque no llegó a ser publicada cómo single, es otra de las canciones que han aguantado bien el paso del tiempo, de hecho sigue estando vigente en los conciertos de la banda. La canción sigue el tono festivo del plástico, con un hard rock lleno de coros y guitarra. Escrita de nuevo por Sambora y Jon, el tema muestra las habilidades del cantante como frontman, de saber manejar hasta la última persona situada entre la audiencia. Without Love, tercer y último tema con la firma de Child, sin embargo es quizá el tema más prescindible, una balada muy floja en comparación con el resto. Por suerte I'D Die For You vuelve a mostrar la unión de fuerza y melodía del grupo con esos teclados que recuerdan enormemente a Runaway, un tema que ha aguantado bien el paso de los años sin embargo su presencia en los directos ha caído en el total de los olvidos. Never Say Goodbye es una nueva muestra de que los lideres creativos del grupo no necesitan ayuda externa para crear momentos idílicos, esta es una balada melancólica capaz de deprimir al más insensible. Y cómo colofon Wild In The Streets, que parece en sinfonía con la E. Street Band, un tema festivo irradiando energía.


En un disco tan grande cómo Slippery, hasta la portada tuvo su singular historia. En un principio el trabajo se iba a llamar Wanted Dead or Alive y el grupo se iba a vestir de cowboys y todo con una estética del lejano oeste, sin embargo una visita a un club de striptease iba a hacer cambiar de idea al grupo. "Estábamos en Vancouver grabando el disco y una noche fuimos a un go go bar con chicas desnudas bailando dentro de duchas, de ahí nace Slippery When Wet, algo más acorde con los locos ochenta". En un principio la portada iba a mostrar la foto de una chica muy escotada con una camiseta que rezaba el título, hasta que Jon Bon Jovi decidió a última hora cambiarla debido al ribete rosa que encuadraba la foto: "Somos una banda de rock de New Jersey, bajo ningún concepto el artwork del disco iba a ser rosa". Con medio millón de copias ya impresas de camino a Japón, Jon llamó a su amigo fotógrafo Mark Weiss y esa misma noche cambiaron la portada, utilizando una bolsa de basura mojada con el nombre del disco escrito por el propio cantante.

Slippery When Wet fue un punto de inflexión en la música rock de los ochenta, fue un fenómeno de 28 millones, cambiando la industria del rock haciéndolo accesible a un mercado hasta la fecha ajeno al rock: el sexo femenino. Fue el cantante de Dee Snider quien dijo aquello de que gracias a Jon Bon Jovi el rock se había vuelto alegre, y es que la impronta de los cinco de New Jersey sonriendo, en especial de su cantante, se podía encontrar en cualquier habitáculo del planeta. "Seguramente relanzamos la industria de posters, hahaha, no veías a mujeres con posters  de Ac/Dc o ZZTop en sus habitaciones, pero si con nuestros rostros. Dejando de lado el tema imagen, el fenómeno Slippery fue tan grande que hasta los Grammys crearon la categoría de hard rock, inexistente hasta la fecha."


La colección de canciones que recoge este tercer trabajo del grupo todavía tiene vigencia dentro del cancionero del grupo, a pesar de la evolución que ha tenido el sonido del grupo en 30 años, dejando de lado el rock comercial para derivar hacía un country pop de dudosa calidad. "Sin duda no volveremos a tener otro Slippery, más que nada por que la situación personal es diferente, en aquella época no teníamos ni familia ni preocupaciones, 30 años después estamos en otro momento de nuestras vidas.  Pero sin duda Slippery fue nuestro diamante, nuestros dos primeros trabajo no importaron a nadie, sin embargo este mueve emocionalmente, es pura magia. Aunque tengamos discos más completos, cómo Bounce o Have A Nice Day, o que haya temas que nunca más volveremos a tocar, no hay ningún disco tan bueno cómo Slippery por todo lo que nos significa".

Han pasado treinta años y sigue sonando igual de fresco y vital que antaño, capaz de sonar potente y divertido a la vez, canciones de rock facilonas destinadas a convertirse en himnos generacionales. Su cometido fue sencillo, quisieron dominar con canciones de rock sencillas con letras asequibles, sin importarle el que dirán, y no se les puede negar su merito, lo consiguieron y lo sobrepasaron. Fue un disco imitado por muchos pero ninguno supo colocar diez canciones tan nobles cómo las gestadas por los chicos de New Jersey



Share on Google Plus

About Toni Martos

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.