(CRÓNICA) Rival Sons - Barcelona 29 de Mayo 2016

Rival Sons ya son una realidad en firme, lo suyo no es producto de un día, si las condiciones fueran las idóneas para el rock masivo, tendrían todos los atributos para llegar bien alto en el Olimpo del Rock: buena imagen, excelentes canciones y, cómo volvieron a demostrar el pasado domingo en Barcelona, un potente directo. Su sonido vintage bebe del mejor Zeppelin, Bad Company y otros similares, pero con un toque actual, sin caer en burdas copias de los clásicos del mejor rock.

Rival Sons tiene ganas de comerse el mundo, lejos de acomodarse ante la comodidad que ofrece un tour mundial abriendo para Black Sabbath, el grupo aprovecha cualquier paréntesis para ofrecer su música ante su público. A pocos días de retomar el tour con los británicos por Europa, los californianos se aventuraron con un fin de semana agotador: empezado el viernes en el Rock In Rio portugués junto a The Hollywood Vampires y Korn, siguiendo sábado en Madrid cómo cabeza de cartel del Get Mad Festival, y finalizando en la capital catalana. Realmente era toda una incógnita cómo se podría presentar el grupo de energía, pero tan pronto cómo pusieron los pies sobre las tablas, cualquier duda se disipó al momento. Su cantante Jay Buchanan, con un estilo ala Ian Ashbury, está en un estado vocal impecable, durante hora y media de concierto  demostró todas las cualidades que atesoran sus prodigiosas cuerdas vocales, con uno de los timbres más altos que se recuerdan en mucho tiempo. De excelente también fue la noche del seis cuerdas Scott Holiday, quien no paró de derrochar feeling con sus delicados riffs. La base rítmica mantuvo el ritmo a la perfección, siendo contundentes cuando la ocasión lo requería o creando atmósferas propias de los The Doors más experimentales.


El repertorio arrancó con dos propuestas de Great Western Valkyrie, su última entrega hasta la fecha, y desde buen principio se constató la buena química entre el grupo y la audiencia, que lamentablemente no llegó llenar el aforo de la mediana de Razzmatazz. Poco importaba, el ímpetu del respetable, que no paró de cantar y corear, trasmitió buenas vibraciones al grupo que las recogieron para dar una de las mejores veladas de rock que se recuerdan en la ciudad. La traca inicial con Electric Man, Secret y Pressure Time produce tal descarga de energía que hace difícil poder parar de mover los pies durante el resto del show, finalizando el show con Keep On Swinging, haciendo difícil poder bajar a la realidad durante un notable tiempo. 

Entre medias vivimos auténticos pasajes del rock más místico, jugando con las canciones alargándolos sin caer en el ostracismo, todavía me emociono al recordar ese Open My Eyes. Mi único pero fue la poca cancha que le dieron a Head Down, con tan solo una única representación, aunque es solo por poner un pero. A destacar la nueva de puño y letra, Tyed Up, del nuevo formato largo que pondrán en circulación el próximo 10 de Junio, de nombre Hollow Bones.


Un colega me comentaba, con la excitación post concierto, que era uno de los mejores shows que había asistido en su vida, no seré yo quien le desdiga, quizá esto solo sea la siembra para un fruto todavía mayor, quien sabe. Pero sí puedo afirmar que, en una situación cómo la actual donde el rocknroll ha pasado a un nivel totalmente underground, Rival Sons nos ofrecer una de las oportunidades más frescas y esperanzadoras del rocknroll actual. 
Share on Google Plus

About Toni Martos

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.