(CINE) The Beatles: Eight Days A Week

The Beatles: Eight Days A Week

Al igual que Elvis una década antes, The Beatles revolucionaron la sociedad occidental con sus peinados, vestidos, bailes y sobretodo su música. Su influencia en la cultura del siglo XX y posteriores fue tan grande que todavía sigue vigente cincuenta años después de bajarse de los escenarios. En tan solo 4 años, de 1962 a 1966, The Fab Four se convirtieron en el mayor movimiento cultural y social a nivel mundial, sin que sus principales actores se dieran cuenta de lo que tenían entre manos. "Esto es solo diversión" afirma un joven Paul McCartney en la película a la pregunta del rol de The Beatles en la cultura occidental. La forma de entender la música y la vida por parte de cuatro chavales de barrio sirvió para cambiar la vida de millones de personas, indistintamente de raza o razón social, tenían algo que llegó a millones de personas. Sin duda, todavía estaríamos pagando las consecuencias de no haber existido The Beatles.

El documental, dirigido por el cineasta Ron Howard, ha querido sacar a relucir su vena más juvenil (hay que recordar que un joven Howard protagonizaba American Graffity, una oda a la locura juvenil que se vivió en los cincuenta con el nacimiento del rocknroll) para realizar una fotografía de la vida en carretera de los fabulosos de Liverpool, ciclo que solo duró cuatro años pero que sirvió para cambiar la sociedad eternamente. La película en sí no arriesga, tira de fondo de catálogo restaurando sonido e imagen y se centra en los cuatro años que los músicos pasaron de tocar en el Cavern de Liverpool a convertirse en el mayor acontecimiento de la cultura occidental, cerrando el circulo en el último concierto del grupo en el Candlestick de San Francisco

The Beatles: Eight Days A Week
Se encuentran todas las historias ya sabidas, desde la censura por las declaraciones sobre Jesús a la histeria colectiva o la aparición de Ed Sullivan, con entrevistas nuevas a Paul McCartney y Ringo Starr. Lamentablemente se centra poco en la creación o análisis de la música para exclusivamente enfocarse en la transformación del grupo a través de su vida en la carretera. La explosión de la beatlemania fue tan meteórica que ni la tecnología se pudo adaptar a las  nuevas necesidades del grupo para tocar en grandes recintos, dando por inaugurada la era de conciertos en estadios. Fue la presión provocada por la misma maquinaria y el agobio de los medios lo que llevó a The Beatles a cerrar el capítulo en directo, centrándose exclusivamente en la música en estudio. Dejan fuera de plano toda la música escrita desde Sgt Peppers a Let It Be, seguramente los años más prolíficos del grupo a nivel creativo,  finalizando el largometraje con la histórica actuación encima de la azotea de las oficinas Apple.

The Beatles: Eight Days A Week
Por supuesto el documental es muy recomendable, a pesar de la falta de novedades, ver a The Beatles en la pantalla es enigmático, y las aportaciones de Elvis Costello y Whoopi Goldberg son muy emotivas, así cómo los apuntes del periodista Larry Kane, quien giró con la banda cómo reportero. Hubiera complementado perfectamente el largometraje haber incluido más testimonios de músicos o actores explicando la influencia que tuvieron The Beatles, o otros contemporáneos cómo The Rolling Stones.

The Beatles: Eight Days A Week quizá no aporte nada nuevo a los seguidores más acérrimos, pero sirve de excelente ejercicio de dejà vú de un fenómeno que difícilmente será repetido. Solo por eso es importante tenerlos presentes cada día de nuestras vidas. 
Share on Google Plus

About Toni Martos

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.