(CONCIERTO) Michael Monroe - Calella Rockfest 2016

El huracán Michael Monroe volvió a agitar la noche catalana con una nueva demostración de garra, actitud, sudor, energía, en definitiva, de ROCKNROLL en mayúscula. A pesar de tener la tranquilidad de poder apoyarse en grandes discos (con un último trio de ases al alcance de muy pocos), el hábitat natural de Michael Monroe está sobre el escenario. El finés es capaz de trasmitir a sus perigreses esa sobre excitación que se apodera de él en el mismo momento que pone un pie sobre las tablas. A pesar de la imagen de diva decadente, Michael Monroe sigue lejos de vivir el ocaso de su carrera, todo lo contrario, durante los 90 minutos de actuación no para de saltar, correr, subirse a la batería, abrirse de piernas, arrimarse a las primeras filas, haciendo del espectáculo toda una clase magistral de rocknroll.

La actuación del cantante de Hanoi Rocks ha sido la última de este tramo hispano del actual tour, dentro de la gira Rock Like Fuck y siendo estas sus últimas fechas. La actual formación del finés siguen siendo la misma desde que Dregen saliera de la banda tras registrar su penúltimo disco, Horns And Halos, siendo sustituido por el ex Black Halos, Rich Jones, quien forma tándem a las seis cuerdas con Steve Conte. Karl Rockfist sigue tras los parches y el fiel escudero, el hombre con más glamour sobre un escenario, Sami Jaffa, al bajo.

Con una introducción con ritmos caribeños, el grupo sale a escena a matar con el rock pegadizo y veloz de This Aint A Love Song y Old Kings Road, precisamente las dos canciones que abren Blackout States. A pesar de repetir los gimmicks que ya nos tiene acostumbrados, Michael Monroe se mete en un chasquido el público en el bolsillo. Le sigue otra batería de cañonazos, esta vez de Sensory Overdrive, primera bala tras el final de Hanoi Rocks, con Trick of The Wrist y 78. Cómo si de un storyteller se tratase, Michael se sienta para introducir esa oda al New York vintage llamada The Ballad of the Lower East Side, que enlaza con su oldie Man With No Eyes, del lejano Not Fakin It.

Primera mueca a Hanoi Rocks con la glammy Malibu Beach Nightmare para retomar su última obra con la preciosa Keep Your Eye On You y la melódica Under The Northern Lights, con guiños  a Queen con Now I'm Here y a The Who con Who Are You. Última referencia a Horns And Halos con Child Of Revolution, y mirada atrás hasta Demolition 23 con Nothins Alright y Hammersmith Palais, momento que el recinto ya es una fiesta totalmente descontrolada. Entre medias suena la imprescindible Motorvatin de Hanoi Rocks para elevar la velada hasta la categoría de leyenda. 

Goin Down With The Ship, con ese aroma a rock de bar, cierra la aportación de Blackout States y cierran el set principal la cover de Creedence Clearwater Revival, Up Around The Bench, y el primer éxito en solitario de Monroe, el lejano Dead Jail & Rockn Roll. Vuelta al ruedo con un sorprendente solo de batería a cargo del propio Michael y final de fiesta con homenaje a The Damned (Love Song), Johnny Thunders (I Wanna Be Loved) y The Stooges (1970).

Finalizado el concierto, la opinión al unísono de los allí presentes era de haber experimentado una nueva lección de rocknroll. Quizá sea la Michael Monroe Band la mejor formación actual de hard rock, lo tiene tiene todo: imagen, actitud, técnica, presencia escénica y, sobretodo, grandes canciones. Y por descontado, el ser capitaneados por uno de los mejores frontman jamás habidos sobre un escenario: Michael Monroe.


Share on Google Plus

About Toni Martos

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.