(RECORD) Chuck Berry - After School Session (1957)

chuck berry after school session review critica

After School Session es considerado el debut discográfico de Chuck Berry, sin embargo, el disco es una recopilación de los sencillos publicados anteriormente por el músico de Missouri, con el añadido de tres nuevos cortes para el deleite de sus seguidores. Sin embargo, no se incluyen clásicos básicos que ya había publicado, cómo Maybelline, RocknRoll Music, Thirty Days o Sweet Little Sixteen.

El disco fue publicado en Mayo de 1957 bajo Chess Records, segundo en el haber del sello tras la publicación del recopilatorio de varios artistas de nombre Rock, Rock, Rock (incluye canciones del propio Chuck Berry, The Flamingos y The Moonglows). El título de After School Session nace con la idea de atraer a una audiencia juvenil, y es por méritos propios una de las piezas angulares del rocknroll.

Este disco contiene 12 canciones, todas escritas por el propio Berry, e incluye canciones que ya habían alcanzado un lugar destacado en los charts norteamericanos: Schoolday, Too Much Monkey Business, Brown Eyed Handsome Man y Wee Wee Hours. A pesar de la orientación de canciones juveniles, este disco también invoca el lado más íntimo del artista en canciones menos sobre expuestas, cómo Havana Moon o Drifting Heart, donde sale a relucir su influencia proveniente del blues. 

Schoolday abre el disco, canción que ya de por sí resume el rocknroll: ritmo contagioso, letra ingeniosa y rebelde, y una endiablada guitarra. Deep Feeling, casualmente cara B de su antecesora, pierde la voz para sudar un sentimiento muy bluesy, que muestra el buen hacer de los músicos de grabación. Too Much Monkey Business es otro clásico atemporal del rocknroll, mientras vuelve el blues de sudor y cigarros en Wee Wee Hours. Tras la instrumental con tintes surfer de Roly Poly, cierra la primera cara el primitivo rocknroll con la cadencia clásica del blues de No Money Down.


Con las alegres con tintes tropicales Brown Eyed Handsome Man y Berry Pickin (de nuevo sin voz) se abre la segunda cara, dando espacio a maracas y piano. Se apaciguan pulsaciones con la tenue Together We Will Always Be, una canción más atmosférica, con una voz suave y cálida. El ritmo pausado sigue en Havana Moon, sin percusión, con una voz más compleja de Berry, como una entrega de blues pero con un toque exótico. Sube la velocidad en Downbound Train, con un ritmo tribal que te atrapa a través de un tempo simple pero endiablado y veloz, y cierra la desértica Drifting Heart con aires flamencos.


La banda que acompañó a Berry en las sesiones de grabación también ayudaron a crear semejantes himnos, ya que se trata de todo un acompañamiento de lujo: Otis Sean y Jonnie Johnson al piano, Willie Dixon al bajo, mientras la batería fue alternada por Fred Below, Jasper Thomas y Ebby Hardy. La música fue producida por los propios hermanos Chess, quienes quisieron captar el sentimiento cómo si se tratase de un disco en directo, en lugar de un preciso sonido de estudio.

Las joyas aquí registradas son simples canciones de dos minutos y medio pero que captan el poder y sentimiento del rocknroll, y que mantiene viva la llama del espíritu de juventud y rebeldía. Sin estas grabaciones, seguramente jamás hubiéramos conocido a The Beatles, The Rolling Stones o AC/DC.
Share on Google Plus

About Toni Martos

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.