(LIBRO) Sebastian Bach - 18 And A Life in Skid Row



Quien haya podido seguir la carrera de Sebastian Bach a través de la prensa, sabrá que el ex cantante de Skid Row es un tío amigable, divertido, incluso simplón según se mire. Su filosofía de vida se resume principalmente en Kiss, fiesta y rocknroll, cuya combinación resulta en una entretenida, aunque carente de detalles, lectura. 

En 18 And A Life in Skid Row, Sebastian Bach escribe tal y cómo habla, cómo si estuviera en un cuarto con sus amigos de fechorías, pero se nota que los abogados han filtrado bastantes líneas antes de su publicación. El cantante explica infinidad de historias acerca de sus noches de gloria pero falta profundidad, quizá sea problemas de memoria o de su carácter afable o simplemente por asegurarse trabajo para el futuro. El hecho es que, una vez finalizada la lectura, te das cuenta que no has aprendido casi nada nuevo, simplemente sirve cómo trabajo de memoria, son historias ya contadas pero esta vez en primera persona. 

Para servidor, la faceta más divertida de Sebastian Bach es la de fan de músicos, en especial su adoración al universo Kiss. La historia de su primer concierto durante la gira de Dinasty, su efervescente consumismo Kiss o sus historias junto a Ace Frehley son casi lo mejor del libro. Sebastian Bach explica que supo su salida de Skid Row en el momento que declinaron la oferta de abrir para  el concierto de fin de año de Kiss en New Jersey, sin duda hubiera sido un bonito epitafio para su vida en Skid Row.

Por motivos obvios, la parte más interesante del libro es su etapa junto a Skid Row: desde su primer contacto con Dave Snake Sabo a través de Jon Bon Jovi, la gira abriendo para los Bon Jovi del New Jersey y su consiguiente pelea, la escalada al éxito con el single 18 And A Life, el número uno con Slave To the Grind, las giras con Guns n Roses, Aerosmith, Mötley Crüe o Pantera, y el final abrupto tras la gira de Subhuman Race. Evidentemente hay historias divertidas,  cómo la juerga junto a Axl Rose y David Lee Roth en el célebre Rainbow Bar de Los Angeles, o la noche en casa de Lars Ulrich, pero son simples pinceladas.

Hay demasiado amor a lo largo de 18 And A Life in Skid Row, quizá escupir palabras sin pensar en el mañana hubiera sido algo más realista, hasta muestra afecto hacia Jon Bon Jovi, a quien criticó sin cesar durante una década. Sin duda, aquí tenemos un hombre reformado.


Share on Google Plus

About Toni Martos

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.