Say hello to Heaven, Chris Cornell.



Han sido días duros desde la fatídica noticia, el nudo de garganta sigue ahí, joder, ha muerto Chris Cornell. Los motivos ya no importan, solo el queda el dolor por saber que el artista, el músico, la voz, esa voz llena de magia, se ha marchitado para siempre. El músico deja un tour y un disco por la mitad, que importa, siempre nos quedará el rico legado musical que le acompañará eternamente.

Nuestra relación artista / seguidor empezó realmente con la publicación de su primer disco en solitario, Euphoria Morning de 1999. Sí, conocía los singles extraídos de Superunknow o Down The Upside que habían sonado en la radio pero realmente no le presté atención hasta este momento (raro, ¿verdad?). En su primera apuesta lejos de Soundgarden, el músico dejó de lado la oscuridad para adentrarse en un rock más suave, lleno de belleza pero con tintes dramáticos. Fue Sweet Euphoria la canción que definitivamente me atrajo,  nunca imaginé que, con la única ayuda de una guitarra y voz, se pudiera crear tanto arte.



De ahí, vuelta al pasado a descubrir todo el legado de Soundgarden, dios, no podía entender cómo había dejado pasar todo eso. Esas discos  habían sido creados para poner música a mi vida. La rabia de Room With a Thousand Years, la melancolía de The Day I Tried To Live, la combativa Ty Cobb, la veloz Superunknown, la demoniaca Tears To Forget,  la sabbathiana Hunted Down,...nunca entendí porque Nirvana se llevó toda la fama, ¡si esos discos eran mejores que Nevermind! Luego llegó el turno de Temple of The Dog...¿era ese disco de verdad? Cada surco del vinilo era un rayo innumerable de magia, nada volvió a ser igual en mi vida.





Años más tarde llegó Audioslave, fue escuchar Cochise y arrodillarme para ofrecer pleitesía. ¿Quien iba a imaginar que de esa fusión saliera algo tan explosivo? El primer disco lo destrocé directamente, no recuerdo cuantas veces lo llegue a escuchar. Show Me How To Live, Like A Stone, Shadow of The Sun, I Am the Highway, Geataway Car,...todo encajaba. Luego Out of Exile bajó un poco los ánimos, pero fue la excusa para que tocaran por primera y única vez en Barcelona. El concierto no fue del todo memorable, incluso se hacía raro ver a Chris dando saltos durante las canciones de Rage Against The Machine, pero nos regaló un Call Me A Dog que no olvidaré jamás. La vida con Audioslave terminó con un tercer disco, Revelations, que nunca entendí cómo no tuvo más repercusión, sin duda, fue un buen colofón.



El periodo hasta volver a reunir a Soundgarden fue un poco gris para el músico, ni Carry On ni Scream (por motivos obvios) llegaron a engancharme. Por suerte la reunión ocurrió y en 2012 nos plantamos en Getafe para ver la ansiada reunión. El concierto fue bueno pero faltó chispa, quizá que fuera inicio de gira europea no ayudó, pero no dieron buenas sensaciones, con un Chris un poco mermado a nivel vocal. Pero no hay nada que el tiempo no cure, y en 2013 me planté en Manchester para asegurarme que la anterior vez solo fue una mala noche. Y, no cabe decir que mis expectativas fueron superadas con creces, !que concierto!, lo llevaré grabado a fuego de por vida, la banda estuvo totalmente engrasada, el público fielmente entregado y Mr Cornell que nos dejó totalmente boquiabiertos.

Sorprende en 2015 con una nueva aventura en solitario, con un toque folk western pero de calidad innegable, de nombre Higher Truth, y al poco anuncia gira con parada en Barcelona, pero esta vez en un escenario diferente, el prestigioso Teatro Liceu. El lugar atesora historia y arte, ideal para que Cornell ofrezca un concierto a modo storyteller, con la mera compañía de su guitarra y su poderosa voz. El concierto fue mágico, a pesar del formato, consiguió aferrar a todo el público en su butaca, deleitándose ante tal célebre actuación. Y en este punto nos despedimos Chris, tenía ganas de deleitarme con un nuevo disco y gira de Soundgarden pero no va a poder ser. Solo espero que tu hayas elegido tu propio destino, ahora el cielo es todo tuyo amigo. Saluda a Andrew, Kurt, Layne, Scott y todos los amigos que tenemos ahí arriba, no sabes cuanto os echamos de menos.
Share on Google Plus

About Toni Martos

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.